Archivos Mensuales: mayo 2015

La infertilidad es una montaña rusa

Durante más de un año me había negado a usar esta palabra. Si hay mujeres que se quedan aún con pronóstico negativo, ¿quiénes somos nosotros para llamarlas infértiles? Y menos cuando se trata de una misma. No quería llamarme así, aunque en el fondo lo sabía.

Después de mi primera y única FIV-ICSI, me dije que era una mujer normal, que me quedaría de forma natural, ya que la ciencia no ha podido hacer mucho. ¡Impaciente de mí! Primero me precipité a hacerme pruebas, sin haber estado buscando un año. Después me fui a por IA e ICSI, cuando apenas había cumplido un año de búsqueda. Luego me dije que probaría terapias alternativas. Y llevando solo 3 meses con esas terapias (acupuntura, kinesiología, etc.) vuelvo a renegar de todo.

Estaba relativamente tranquila. Dedicándome a un proyecto personal que tengo entre manos. Creía que ya no estaba obsesionada, que llegaría cuando tuviera que llegar. Pero algo pasó con esta última regla. Bueno, en realidad, se me retrasó 4 días. Es mi tercer retraso notable en toda mi historia de la menstruación. Y por mucho que intentara decirme que no lo estaba, por dentro albergaba esa pequeña y gran esperanza. ¿Y si ahora fuera verdad?

Menos mal que no tenía test de embarazo a mano. No me atrevía a gastarme 10 euros en uno de farmacia para recibir un negativo, un blanco nuclear… Me bajó la regla en el día 31 del ciclo (mis ciclos han sido siempre de 26 días) y me sentí la mujer más estéril del mundo.

Y ayer me entero de que una antigua amiga se ha quedado embarazada. Ella se casó un año después que yo. Ya sé que lo normal es quedarse, poco después de ponerse. Es lo normal. Lo anormal es mi caso, lo raro es la infertilidad.

A mí que me parece que embarazarse es como ganar la lotería. Pero no para otras, ellas la ganan con cierta frecuencia, con cierta facilidad. A mí por alguna razón se me ha negado. Puedo apelar al azar, al karma, a mis emociones… pero en realidad es simplemente mi cuerpo, mis óvulos que a pesar de no ser tan mayor ya no funcionan igual y sólo puedo tener resultados con fertilizaciones in vitro, icsi, y un largo y costoso etcétera de tratamientos y pruebas.

He estado muy ausente desde mi último negativo en Twitter, en este blog. Pero me he alegrado por todos los positivos que ha habido en estos últimos meses, especialmente los de Mamá Ingeniera, Elora de Imagina cuánto te querré o Querido bebé, dos puntos.

Ahora he vuelto con Ovusitol, con Onagra, y para junio estoy planteándome ir de nuevo a un ginecólogo especialista en reproducción. Recuerdo que el desgaste físico, económico y emocional en una FIV es muy alto, pero si con ello consigo ser madre, compensa, ¿verdad?